POLIDORPIO

Imagen
En un hermoso apartamento de Madrid vive Yuli y Pablo  joven pareja con una hermosa hija, Enma de cinco años y con ellos (y sin ellos saberlo) vive un duende, se llama Polidorpio es un duende de los malos, oscuro como sus intenciones caza niños, especialmente aquellos que son muy carismáticos y hermosos, juega con ellos hasta quitarle su luz, deprimirlos y dejarlos en estado vegetal. Al principio de los juegos con Enma Polidorpio se mimetizaba entre los juguetes, como un astuto camaleón se transformó en Mickey Maouse, Minie, Barnie logrando la atención de la niña. Cada vez que ella jugaba, se acercaban más a la puerta, el ritual consistía en que justo en el juego número seis cruzarían la puerta y con ella el umbral, ella se desmayaría y al despertar miraría a Polidorpio y su verdadero y aterrador aspecto, le causaría tal impresión que jamas volvería hablar y sus ojos quedarían vacíos mirando al duende, mientras el duende ganaría poder. - Enma mi amor, ¿por qué abriste la puerta?




DERECHO

Déjame llorar
en la cuerda floja de la angustia,
mientras miro el amor en tercera persona.
Mientras llueve
cuando se paren besos en público.

Déjame llorar mi nombre,
mi nombre que me duele tanto,
que me digo y lloro; que me nombro y lloro.

Déjame decir “no puedo”.

Déjame rendirme un ratico.
Déjame guardar la espada,
que descanse el caballo,
que se duerma la picardía.

Déjame perder como Dios manda,
con la cara salada de llanto sin auxilios.
Déjame llorar pasito, gritando, desconsoladamente.
Deja que esta vez no argumente mi optimismo.
Vamos a prohibirle el paso a mi bufón,
no dejemos pasar chistes ni adulaciones.

Aquí me juego más de una epifanía
y debo dejar la sangre en este verso,
en este abril, este adiós,
porque algo de mí se está muriendo.

Así que déjame llorar,
expuesta ante el escarnio,
vulnerable a cualquier cosa,
trancada en el crujido del sollozo,
abrazándome sin Dios,
pidiendo perdón y perdonando,
hinchada de penumbras...
de facturas, fracturas, rupturas y errores.

Déjame a solas sin mí,
con lo que no escuché gritándome al oído,
con lo que no vi inyectándome los ojos,
con lo que no toqué torturándome la piel,
con lo que no sentí partiéndome el corazón.

Déjame llorar y morir cansada
en ese líquido del corazón
que sabes necesario,
porque uno muere muchas veces en la vida
y aquí una de mis muertes;
lo cual no quiere decir que descanse en paz.


Si te ha gustado la lectura, y quieres colaborar conmigo haz clic AQUÍ
tu contribución para el mantenimiento del blog es de gran ayuda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MI TÍA, LA DE LA PLAYA

ESTACIÓN CAMARERA (Karlina Fernández)

6 MESES Y UN ADIOS