Entradas

Mostrando entradas de enero, 2020

POLIDORPIO

Imagen
En un hermoso apartamento de Madrid vive Yuli y Pablo  joven pareja con una hermosa hija, Enma de cinco años y con ellos (y sin ellos saberlo) vive un duende, se llama Polidorpio es un duende de los malos, oscuro como sus intenciones caza niños, especialmente aquellos que son muy carismáticos y hermosos, juega con ellos hasta quitarle su luz, deprimirlos y dejarlos en estado vegetal. Al principio de los juegos con Enma Polidorpio se mimetizaba entre los juguetes, como un astuto camaleón se transformó en Mickey Maouse, Minie, Barnie logrando la atención de la niña. Cada vez que ella jugaba, se acercaban más a la puerta, el ritual consistía en que justo en el juego número seis cruzarían la puerta y con ella el umbral, ella se desmayaría y al despertar miraría a Polidorpio y su verdadero y aterrador aspecto, le causaría tal impresión que jamas volvería hablar y sus ojos quedarían vacíos mirando al duende, mientras el duende ganaría poder. - Enma mi amor, ¿por qué abriste la puerta?




FRAGMENTOS (Karlina Fernández)

Imagen
Qué desamparo que tus ojos me dejen... que te llore desde los samanes que te vieron crecer,  hasta los madroños que discretos nos vieron besarnos. 
Qué desamparo no besarte más.  Quedarme presa en una tarjeta roja,  con el pasaporte de mendigo  y el otoño deshojándolo todo.
¡Si te ha gustado la lectura, déjame tu comentario!
Karlina, todas ellas...

ESTACIÓN CAMARERA (Karlina Fernández)

Imagen
«Rompí el vidrio en caso de emergencia y salió no el extintor, sino la bandeja, y encontré el trabajo de mi no sueños»
A simple vista un restaurante es un lugar para comer; entras, te sientas y en la mesa te espera un matrimonio de cubiertos (cuchillo y tenedor), un portavaso y la carta que te la ofrece una camarera. A simple vista, el restaurante es un lugar donde festejar la comida y ejercer el verbo hablar; eso es así si la cámara apunta al comensal, pero si la cámara apunta a la camarera… encontraremos mucho más que un sitio para comer. Sí, tocó: soy camarera.
Comencé a buscar trabajo en las telarañas de las redes de internet, en esos portales que te piden que te «suscribas» una y otra vez y luego te aparecen ofertas como diseñadas para ti y al darle a «postularte» te aparece la frase típica para que pagues por buscar trabajo: «Pásate a premium». Esa frase es un muro, un muro transparente que te hace ver según sus páginas todos los trabajos maravillosos que te pierdes por no irte al…