Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2019

EL VERDE

Imagen
Fotografía: Miguel Ramos Oya

El edificio «El verde»  de Chueca tiene una particularidad: ese edificio es habitado exclusivamente por mujeres, por mujeres lesbianas y cada una nos tiene algo que contar  
En la planta 1 - A vive Luz. Luz tiene el sexo apagado desde hace 8 años, hace 8 años que no besa una boca, hace 8 años que no la desvisten, hace 8 años le rompieron el corazón y desde entonces no encuentra los pedazos y se niega a sí misma a volver a sentir.
Yuri vive en el 1-B  es motera y carpintera, una de sus compañeras de aventuras moteras la invito a comer y ahí conoció a Lucía la madre de su amiga, una mujer casada con el deseo homosexual contenido. Lleva casada más de 25 años con el padre de Ana (su amiga motera) pero Yuri y Lucía barnizan la comida con miradas y pequeños gestos que empezarán a quemar.
Si seguimos subiendo este edificio llegamos al piso 2. 
En la planta 2- A vive Abril. Y aunque su nombre suena a primavera su sobrepeso la tiene sumergida en un invierno eterno, el…

11 MESES Y UN ADIÓS

Imagen
«¡Sal del clóset, Calitos!» 



Te interesará leer antes:5 Meses y un Adiós, 6 Meses y un Adiós, 8 Meses y un Adiós,  9 Meses y un Adiós y 10 Meses y un Adiós
La convivencia en el piso era buena; entre los comentarios de Barbie refugiada, la chica trans cubana y la buena sazón de la mamá de la Barbie, todo fluía. Cuba y Venezuela se sentaban en la mesa a conversar, después de todo somos países hermanos de la tragedia, colegas de dictadura. Cuando cocinaba la cubana se comían frijoles, cuando cocinaba la mamá de la Barbie refugiada, se comía arepa, cuando cocinaba yo, se compraba pizza. Entre conversaciones mencioné que tomaba pastillas para dormir. 

— ¿Son las homonas, vedad?, ¿te las tomas en la noche? 
— ¿Hormonas? No, no yo no tomo hormonas ¿Por qué? 
— Pues deberías, porque si te quieres operá en algún momento, aquí son dos años que tienes que estar homonizada. 
— Pero yo no me quiero operar. 
— ¿En serio? O sea, ¿no eres hombre? — Preguntó la Barbie refugiada. Yo me reí. 
— ¡Ay ch…