POLIDORPIO

Imagen
En un hermoso apartamento de Madrid vive Yuli y Pablo  joven pareja con una hermosa hija, Enma de cinco años y con ellos (y sin ellos saberlo) vive un duende, se llama Polidorpio es un duende de los malos, oscuro como sus intenciones caza niños, especialmente aquellos que son muy carismáticos y hermosos, juega con ellos hasta quitarle su luz, deprimirlos y dejarlos en estado vegetal. Al principio de los juegos con Enma Polidorpio se mimetizaba entre los juguetes, como un astuto camaleón se transformó en Mickey Maouse, Minie, Barnie logrando la atención de la niña. Cada vez que ella jugaba, se acercaban más a la puerta, el ritual consistía en que justo en el juego número seis cruzarían la puerta y con ella el umbral, ella se desmayaría y al despertar miraría a Polidorpio y su verdadero y aterrador aspecto, le causaría tal impresión que jamas volvería hablar y sus ojos quedarían vacíos mirando al duende, mientras el duende ganaría poder. - Enma mi amor, ¿por qué abriste la puerta?




EN EL FONDO (Karlina Fernández)



En el fondo, quien no ama sufre más;
porque el que ama como tú
tiene lo que dio y lo que dará.

 Pero yo, que siempre necesité...
que me quedé sentada para recibir,
que di por justicia y no por impulso irracional del amor,
me quedé mendinga otra vez,
a solas con mi nombre,
esperando sentir el amor que no siento,
dando tan poco como un “te quiero”,
mandando cartas que argumenten un amor perdido,
mudo, muy lejos de mí.

 En el fondo, quien no ama se queda desnudo en un adiós,
expuesto ante las cuentas y las proporciones,
confundiendo costumbre con trascendencia,
dolor de ausencia con arrepentimiento.
 En el fondo, fui yo quien perdió más.

Yo te tenía, tú a mí no.


Si te ha gustado la lectura y quieres colaborar conmigo haz clic AQUÍ 
tu contribución para el mantenimiento del blog es de gran ayuda

Comentarios

Entradas populares de este blog

MI TÍA, LA DE LA PLAYA

ESTACIÓN CAMARERA (Karlina Fernández)

TONTÍN