SALUDOS

Entonces, ¿todo bien?

La casa limpia,
la taza bien fregada,
el pote con el medio pote y el potecito
guardados entre sí por orden de tamaño,
el piso pulido,
la cocina impecable,
los baños relucientes.

Tu sueño: una casa deshabitada
en esa tristeza higiénica,
ordenada y muy tuya.

Yo...
La casa que ordeno a veces;
tengo sexo regado en los muebles,
cerveza en la nevera,
friego cuando quiero.

Mi sueño: una casa deshabitada
con esta tristeza anárquica,
desordenada y muy mía.

Demasiado tarde para ser libres, ¿no crees?
No extrañas gritarme y corregirme...

yo extraño el grito mientras limpio la taza, sin ti.


Si te ha gustado la lectura, y quieres colaborar conmigo haz clic AQUÍ
tu contribución para el mantenimiento del blog es de gran ayuda.

Comentarios