MI PEQUEÑA BORDERLINE


¡Me gustas, niña!

Tu tontería, tu estupidez, tu vanguardia, tu locura.
Tus besos expertos de tanta constancia.
Tu sexo dotado de favores
y ese descaro impune al quitarte la camisa.

Tu exceso en la risa, la lágrima, el placer.
Me gustas niña con tus veintiún años y tus tres siglos.
Con tus cavernas y peluches, tu rosado cursi
y tu color negro peligroso.

¡Cómo me gustas, niña!,
con la X que inventé a tu nombre,
con el marcado síntoma de vértigo y el cariño sobornándome.

Aun así,
me voy por segunda vez,
repitiendo tus orgasmos y los míos, como un delirio, un pecado,
un momento en completo desequilibrio.
¡Qué salvaje y qué dócil
¡Qué mujer y qué niña, qué loca, qué mía, qué sin mí!

Admitiendo mi debilidad en las tuyas,
por eso de que te cortes y a mí me arda
de que te uso porque me lo pides
de que me usas
y nos usamos porque el amor es otra cosa y no está.
Y eso de que tu lengua me espíe la boca, me la indague y la toque
como haciendo una requisa, me gusta.

Si, le gusta a algo de mí que no tiene buen rostro,
que no empieza por la letra de mi nombre,
que está escrito en alguna errada arteria
de este para siempre insano y confuso, zurdo rincón rojo.


Si te ha gustado la lectura, y quieres colaborar conmigo haz clic AQUÍ
tu contribución para el mantenimiento del blog es de gran ayuda.


Comentarios

Entradas populares de este blog

MI TÍA, LA DE LA PLAYA

ESTACIÓN CAMARERA (Karlina Fernández)

6 MESES Y UN ADIOS