A VECES


Todo me gusta… de vez en cuando.
De vez en cuando me saboteo un sueño
y otras veces, apasionada, lo alcanzo.

Soy retazos de mí.
Un desorden de objetivos.
Cada cuanto rompo una amistad y un amor,
un trabajo y un lugar.
Simplemente emigro sin despedidas.

Me canso, me detengo en el exilio,
saco cuentas que me acusan
y otras tantas que la verdad no me importan…
La soledad se vuelve necesaria:
toda voz me espanta, me irrita.

Me escondo en el pronombre más personal
y de ahí, como un ritual narcisista, no salgo.
Me masturbo con mis versos vencidos,
me registro repetida,
me bostezo en el espejo.
Me niego.


Si te ha gustado la lectura, y quieres colaborar conmigo haz clic AQUÍ
tu contribución para el mantenimiento del blog es de gran ayuda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MI TÍA, LA DE LA PLAYA

ESTACIÓN CAMARERA (Karlina Fernández)

6 MESES Y UN ADIOS