POLIDORPIO

Imagen
En un hermoso apartamento de Madrid vive Yuli y Pablo  joven pareja con una hermosa hija, Enma de cinco años y con ellos (y sin ellos saberlo) vive un duende, se llama Polidorpio es un duende de los malos, oscuro como sus intenciones caza niños, especialmente aquellos que son muy carismáticos y hermosos, juega con ellos hasta quitarle su luz, deprimirlos y dejarlos en estado vegetal. Al principio de los juegos con Enma Polidorpio se mimetizaba entre los juguetes, como un astuto camaleón se transformó en Mickey Maouse, Minie, Barnie logrando la atención de la niña. Cada vez que ella jugaba, se acercaban más a la puerta, el ritual consistía en que justo en el juego número seis cruzarían la puerta y con ella el umbral, ella se desmayaría y al despertar miraría a Polidorpio y su verdadero y aterrador aspecto, le causaría tal impresión que jamas volvería hablar y sus ojos quedarían vacíos mirando al duende, mientras el duende ganaría poder. - Enma mi amor, ¿por qué abriste la puerta?




REPITE CONMIGO

No sangrar en los bolígrafos,
aceptar la intermitencia de mi inspiración,
dispararle a las hadas sin remordimiento,
creer en Dios cuando me dé la gana.
Tener sexo sin sacar mi biblioteca.

Eliminarme del pin,
marcar como spam mi dispersión,
soñar hasta que se me acabe el tiempo,
hacer el amor en un escenario,
hacerlo en camerinos.
Morir.

Sacudirme las expectativas,
detonarle;
herir a la violencia.
Terminar el libro que no me gusta,
envenenar la luna en que te inspiras.
Odiarte.

Cortar el cordón umbilical
o saltar la cuerda con él 
y cantar que no me importa.
No mirarte más nunca a los ojos
¡Más nunca!

Ponerle a mi bandera
estrellas donde le pusieron balas,
hacer con ellas un collar de ocho fusiles
para adornar tu cuello de violencia y de mentira.
Ver cómo frente al espejo,
en un ataque de vanidad,
te lo arrancas y disparas.

Torturar el prejuicio,
burlarme de los registros civiles,
ilegalizar el matrimonio entre un hombre y una mujer,
asesinar a un cura
y argumentar que fue en nombre de Dios.

Regalar en las actividades lésbicas
maquillaje, sandalias y perfume.
No salir conmigo, insisto:
eliminarme del pin y de ese cielo que no soy.
Entristecer hasta que el rímel
sea un río por mi rostro.
Conformarme con lo que soy.
Morir.


Si te ha gustado la lectura, y quieres colaborar conmigo haz clic AQUÍ
tu contribución para el mantenimiento del blog es de gran ayuda.

Comentarios

Jose Barrera ha dicho que…
Hermoso, rudo, real, descubridor, adicto de tus letras ahora quiero más!
Karlina Todas ellas ha dicho que…
Gracias José. Seguiré publcando.

Entradas populares de este blog

MI TÍA, LA DE LA PLAYA

ESTACIÓN CAMARERA (Karlina Fernández)

TONTÍN