SOLTAR (Karlina Fernández)

Fotografía: Miguel Ramos Oya

Déjala ir como el árbol a la hoja en otoño
como las tortugas a sus huevas
como el alma abandona el cuerpo en ese natural ejercicio de la 
muerte
o como un niño abandona llorando el vientre de su madre en ese 
natural ejercicio de la vida.

Déjala ir… es natural que el árbol se sienta desnudo
que las crías se sientan perdidas.
que el cuerpo se enfríe.
que el niño llore.
que tú te hayas enamorado.

Pero déjala ir... porque no te quiere.

¡Si te ha gustado la lectura, déjame tu comentario!
Karlina, todas ellas...

Comentarios