POLIDORPIO

Imagen
              En un hermoso apartamento de Madrid vive Yuli y Pablo  joven pareja con una hermosa hija, Enma de cinco años y con ellos (y sin ellos saberlo) vive un duende, se llama Polidorpio es un duende de los malos, oscuro como sus intenciones caza niños, especialmente aquellos que son muy carismáticos y hermosos, juega con ellos hasta quitarle su luz, deprimirlos y dejarlos en estado vegetal. Al principio de los juegos con Enma Polidorpio se mimetizaba entre los juguetes, como un astuto camaleón se transformó en Mickey Maouse , Minie , Barnie  logrando la atención de la niña. Cada vez que ella jugaba, se acercaban más a la puerta, el ritual consistía en que justo en el juego número seis cruzarían la puerta y con ella el umbral, ella se desmayaría y al despertar miraría a Polidorpio y su verdadero y aterrador aspecto, le causaría tal impresión que jamas volvería hablar y sus ojos quedarían vacíos mirando al duende, mientras el duende ganaría poder.   - Enma mi amor, ¿por qué abrist

SUYO (Karlina Fernández)




Quiero caminar contigo,
probar el sabor de tus lunes,
arremeter contra tus labios un martes de cine,
atravesar un suspiro un miércoles al mirarte,
contar cada jueves los lunares de tu cuerpo,
emborracharme los viernes de tus ojos verdes,
abrazarte un sábado y aterrizar en tu cuerpo el domingo.
Y aburrirme con tus silencios.

Viajar por tus lágrimas,
saberme de memoria las texturas de tus piernas,
gritar cielo al tocarte,
confundir lunares con estrellas,
dormir en tu plexo como un premio rutinario,
enamorarme de tus besos,
acaparar tu taquicardia,
ganarme tus celos malcriados.

Quiero desayunar tus bostezos,
almorzar tu risa,
merendar una discusión que nos revuelva,
cenar reconciliaciones que nos salven.
Quiero aprender a decir te quiero en portugués,
tener pasaporte para tus fronteras,
guardar una postal con tus ojos.

Y si te vas, hablar de ti en pasado perfecto,
llorarte dignamente: con sangre, recuerdo y pregunta;
con sexo, nostalgia y poesía.

Quiero tu vientre de alcoba,
tus pechos de almohada,
tu cuello nebulizando mi ternura,
tu boca de puerto.
Quiero cruzar mis pernas con las tuyas.
Quieren mis manos tocarte hasta saberte.
Quiero mirarte enamorada
y creer en Dios si ocurre el milagro.

Si te ha gustado la lectura, y quieres colaborar conmigo haz clic AQUÍ
tu contribución para el mantenimiento del blog es de gran ayuda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MI TÍA, LA DE LA PLAYA

ESTACIÓN CAMARERA (Karlina Fernández)

6 MESES Y UN ADIOS