NO

No quiero sentirme sola,
ni dejar la muletilla de tu nombre,
atravesar el vértigo del adiós.
No quiero rendirme,
quiero insistir en la esperanza,
volver a las calles de tu espalda,
salvarme  debajo de tu ombligo.

No quiero dejarte aunque ya no estés.
No quiero perdernos,
aunque tengamos permiso para divagar,
entonces:
Si hoy no me quieres,
yo nos quiero por las dos.


Si te ha gustado la lectura, y quieres colaborar conmigo haz clic AQUÍ
tu contribución para el mantenimiento del blog es de gran ayuda.





Comentarios

Entradas populares de este blog

MI TÍA, LA DE LA PLAYA

ESTACIÓN CAMARERA (Karlina Fernández)

6 MESES Y UN ADIOS