ROSA NEGRA (Karlina Fernández)


Compleja como el sabor de la locura,
regresas hermosa y maldita,
llorosa y perversa,
niña y bruja,
espanto y flor,
noche y luna,
orgasmo y cementerio.

Tus miedos son montañas peligrosas,
siempre indefensa caes y gritas
y te quedas sola otra vez.
Dios no aparece y te ahogas.
Te acosa el infortunio.

La muerte te susurra, te coquetea,
siempre sigilosa con la pastilla en la mano
y el frasco en el bolsillo.
Cierras los ojos y ella sopla,
te encierras y ella abre la puerta,
te bañas y ella te ensucia.

Pocas veces sale el sol para ti,
pocas veces esa luz se refleja en tu piel,
tu piel hermosa como la alegría
pero marcada por la indiferencia de Dios
para nada omnipotente,
que permitió que en tu mente se sembraran inviernos,
duendes y fantasmas
que celebran a diario su soberanía en ti.

Mira lo que pasa cuando se nace de noche.

Si te ha gustado la lectura, y quieres colaborar conmigo haz clic AQUÍ
tu contribución para el mantenimiento del blog es de gran ayuda.

Comentarios