LA VELA


Se enciende.
Se inunda de su propia esperma
y se apaga.
Es un suicidio hermosísimo.



Si te ha gustado la lectura, y quieres colaborar conmigo haz clic AQUÍ
tu contribución para el mantenimiento del blog es de gran ayuda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MI TÍA, LA DE LA PLAYA

ESTACIÓN CAMARERA (Karlina Fernández)

6 MESES Y UN ADIOS