POLIDORPIO

Imagen
En un hermoso apartamento de Madrid vive Yuli y Pablo  joven pareja con una hermosa hija, Enma de cinco años y con ellos (y sin ellos saberlo) vive un duende, se llama Polidorpio es un duende de los malos, oscuro como sus intenciones caza niños, especialmente aquellos que son muy carismáticos y hermosos, juega con ellos hasta quitarle su luz, deprimirlos y dejarlos en estado vegetal. Al principio de los juegos con Enma Polidorpio se mimetizaba entre los juguetes, como un astuto camaleón se transformó en Mickey Maouse, Minie, Barnie logrando la atención de la niña. Cada vez que ella jugaba, se acercaban más a la puerta, el ritual consistía en que justo en el juego número seis cruzarían la puerta y con ella el umbral, ella se desmayaría y al despertar miraría a Polidorpio y su verdadero y aterrador aspecto, le causaría tal impresión que jamas volvería hablar y sus ojos quedarían vacíos mirando al duende, mientras el duende ganaría poder. - Enma mi amor, ¿por qué abriste la puerta?




ELLOS

Fotografía: Miguel Ramos Oya


Ella está en la sala de su casa  sentada junto al  piano, su gato observa con cara de intriga hacia el pasillo que da a la cocina y la puerta de la casa, ella voltea y solo ve el pasillo vacío, continúa tocando el piano hasta memorizar la canción que ejercita, se levanta, va hasta donde su gato, se agacha, lo acaricia  mientras miran el pasillo vacío.

El está  en  la cocina con su perro, su perro ladra, ladra insistentemente hacia el pasillo que da hacia la puerta y hacia la sala de su casa, el  destapa una cerveza,  estornuda, él va hacia el perro, se agacha y lo acaricia, el perro se calma pero él se queda junto al perro mirando el pasillo vacío.

Se escucha una cerradura se abre una puerta.

- Bueno les quiero mostrar el piso, es grande pero antiguo, desde aquella pandemia  de coronavirus ya hace más  de 30 años  aquí no vive nadie. Pasen.





Comentarios

Entradas populares de este blog

MI TÍA, LA DE LA PLAYA

ESTACIÓN CAMARERA (Karlina Fernández)

TONTÍN