DE LA MALA VIDA


Mientras tanto, en mi mente sigues desnuda
¡Puta!
¡Puta siempre pedida!
Puta tierna en ese burdel que es tu nombre.
Tu lunar: tu bombillo rojo.
Puta que regala falsedades,
que erotiza una herida y la lame,
se pierde en las calles de su propia conveniencia;
insinúa verdades y masturba mentiras.

¡Puta! ¡Puta mía!
¡Puta siempre pedida!, ¡puta tierna!
Ramerita de 20 que me tiene atrapada entre sus muslos,
que me realiza esa vieja fantasía de quererla;
y se que se cotiza por cicatrices.

¡Puta, puta mía!
¡Puta siempre pedida!
Princesa de colchones mojados,
dueña y señora de eyaculaciones tristes,
revendedora de sus propias carencias,
emprendedora de estafas compartidas.
¡Puta!, ¡puta mía!
¡Puta siempre pedida!


Si te ha gustado la lectura, y quieres colaborar conmigo haz clic AQUÍ
tu contribución para el mantenimiento del blog es de gran ayuda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MI TÍA, LA DE LA PLAYA

ESTACIÓN CAMARERA (Karlina Fernández)

6 MESES Y UN ADIOS