AUTORES DIVERSOS: ARTHUR RIMBAUD



"Es necesario renovarlo todo, también el amor"

Arthur Rimbaud
Jean Nicolas Arthur Rimbaud nació el 20 de octubre de 1854, en Charleville-Mézières, Francia. Su carrera literaria fue breve (desde sus catorce hasta sus veinte años), pero brillante y prodigiosa. Conocido como uno de los poetas más destacados del simbolismo y como el poeta maldito que se anticipó al surrealismo.

Rebelde, eterno enfant terrible y homosexual; su apasionada y extremista relación con el también poeta, Paul Verlaine, fue tan productiva artísticamente como peligrosa. Se recuerda siempre el incidente de los disparos que Verlaine propinó a su joven amante, previendo su abandono. Sin embargo, poco se habla de la difusión y el apoyo desmedido que Verlaine prestó a la obra del gran Rimbaud, incluso luego de la temprana muerte del poeta niño, a los 37 años.

Rimbaud y Verlaine. Detalle de la pintura "Un rincón en la mesa" de Henri Fantin-Latour

Su lenguaje, destemplado y pedante para la época; reflejaba su intensa personalidad, su rechazo a la hipocresía de la sociedad y su necesidad de desnudar las verdades incómodas. Rimbaud, el hombre, fue descrito como insoportable… insoportable incluso para él mismo. Un artista incómodo, solitario y con una necesidad constante de crear y romper los esquemas; a cualquier precio.

Aquí les dejo un fragmento de su obra "Una temporada en el infierno”:

Antes, si mal no recuerdo, mi vida era un festín donde se abrían todos los corazones, donde todos los vinos corrían. 
Una noche, me senté a la Belleza en las rodillas.Y la hallé amarga.Y la insulté.

Me armé contra la justicia.

Me escapé. ¡Oh brujas, oh miseria, oh odio! ¡A vosotros se confió mi tesoro!

Logré que se desvaneciera en mi espíritu toda la esperanza humana. Contra toda alegría, para estrangularla, di el salto sin ruido del animal feroz.

Llamé a los verdugos para, mientras perecía, morder las culatas de sus fusiles. Llamé a las plagas para ahogarme en la arena, la sangre. La desgracia fue mi dios. Me tendí en el lodo. Me sequé al aire del crimen.

Y le hice muy malas pasadas a la locura.

Si te ha gustado la lectura y quieres colaborar conmigo haz clic AQUÍ
tu contribución para el mantenimiento del blog es de gran ayuda.

Comentarios